La Red Pampeana
  Políticas   Sociedad   Deportes   Cultura   Campo   Recuerdos   Opinión   Policiales   Judiciales   Municipales   Provinciales
  Judiciales
Tribunales Santarroseños: tres años en suspenso para tres hombres acusados de robo en poblado y en banda

Jueves 7 de Septiembre de 2017 - 18:44:49
El juez de audiencia, Miguel Gavazza, a través de la solución alternativa del juicio abreviado, condenó a Ramiro Sebastián Ganora, Alexander Rojas y Fernando Gabriel Cáceres a tres años de prisión en suspenso, como autores materiales y penalmente responsables del delito robo calificado por haber sido cometido en poblado y en banda, en concurso ideal con el delito de robo calificado por el uso de armas (cuchillo), en grado de tentativa. A Rojas y Cáceres se les agregó un segundo delito, robo simple y robo calificado por haber sido cometido en despoblado, respectivamente. Además declaró la autoría y responsabilidad de un menor por el delito de robo simple, en grado de tentativa, y le dio intervención al Juzgado de la Familia y del Menor. El abreviado convenido entre la fiscala Leticia Pordomingo, el defensor oficial Martín García Ongaro, la Asesoría de Menores y los imputados, también estipuló la imposición de reglas de conducta para los tres mayores durante dos años: fijar residencia, someterse al control del Ente de Políticas Socializadoras y no acercarse a menos de 200 metros de la víctima ni de su domicilio. Esta última, al ser notificada del acuerdo por el Ministerio Público Fiscal, mostró su disconformidad y cuestionó las penas. Mayor información en ver más...


En la parte resolutiva del fallo, Gavazza ordenó que se mantuvieran secuestrados objetos en otra causa, debido a la existencia de un coimputado (Leonardo Rafael García, albañil, 26 años) a quien con el 17 de noviembre del año pasado se le otorgó el beneficio de la suspensión de juicio a prueba por un año.

El juez dio por probado que el 31 de octubre pasado, a las 6.20, Ganora (20 años, desocupado), Rojas (21, albañil) y Cáceres, alias Piru, (23, albañil), “entraron por la fuerza” a una casa de la calle Paraná y empezaron a decirle al propietario: “dale Gato, dame la plata que cobraste, dama la plata sino te voy a matar, dame la plata, ¿dónde tenés la billetera?”.

Paralelamente lo agredieron físicamente entre todos, “dándole un golpe con el pie en el rostro y provocándole cortes en el cuerpo con un cuchillo tipo carnicero, sustrayéndole una billetera con su DNI, tarjetas débito, la cédula de un VW Gol, 700 pesos, una mochila que contenía un frasco de café, uno de yerba, papeles, dos notebooks, una botella de vino Norton y dos cuchillas”. Al ser aprehendidos momentos después del hecho, Ganora y Rojas “tenían en su poder los cuchillos sustraídos, mientras que Cáceres poseía los restantes elementos robados”.
Porqué se aceptó el acuerdo.

“Con relación a este legajo han existido dos resoluciones de los jueces de control intervinientes (María Florencia Maza y Carlos Chapalcaz), que decidieron oponerse al acuerdo de juicio abreviado en atención a considerar que no existió una tentativa, sino que los imputados tuvieron poder de disposición sobre los elementos hurtados”, indicó Gavazza en la sentencia.

“Menciono este tema porque estamos aprobando un juicio abreviado con las negativas producidas por los magistrados actuantes –acotó–. Disiento en cuanto a que los imputados tuvieron la disponibilidad de los objetos robados. Tan es así que se los secuestraron el mismo día del hecho y ese mismo día también fueron entregados a su legítimo propietario unas pocas horas de haberse cometido. De allí surge claramente, en mi modesto juicio, la indisponibilidad por parte de Ganora, Rojas y Cáceres de los bienes aludidos en el secuestro y en la entrega respectiva”.

“Por otro lado, y en la negativa al acuerdo presentado en su oportunidad, se mencionó por parte del juez actuante (Maza) que podía existir la posibilidad de que la víctima se presentara como querellante. Esta situación no se ha dado y la víctima ha dicho que no está conforme con la pena, opinión que no afecta al acuerdo arribado, dado que su opinión no es vinculante”.

Con relación al robo simple de Rojas, se demostró que el 17 de mayo de 2015, entró a una casa de la calle Stieben –aprovechando que el dueño se había retirado– y se llevó un televisor de 32 pulgadas, un microondas, un monitor y una campera. Allí se encontraron sus huellas dactilares y la policía, al allanar su domicilio particular, secuestró esos objetos.

Respecto al robo calificado de Cáceres, por cometerse en despoblado, se probó que el 24 de diciembre de 2015, él y García ­ingresaron un establecimiento rural del departamento de Conhelo y –luego de dañar la puerta de la vivienda y una ventana– sustrajeron “una motosierra Sthil, una lijadora, un caloventor y un taladro”. El propietario del lugar dio aviso a la policía, que los detuvo a 15 kilómetros de Santa Rosa, cuando regresaban a la ciudad. Cáceres trabajaba en ese campo.

Por último, al propio Ganora, alias Gurí, se le declaró la autoría y responsabilidad penal por el delito de robo simple en grado de tentativa, ya que siendo menor, el 20 de septiembre de 2014, intentó ingresar junto a otro joven a una casa de la calle Suipacha, usando para ello “un hierro ganzúa”. No lograron su cometido porque fueron sorprendidos por un vecino. Entonces escaparon en una moto Zanella –arrojando la ganzúa en el camino– y fueron detenidos por la policía a pocos metros del lugar.


Un menor, dos robos de celulares a menores.

La jueza de control, María Florencia Maza, declaró la autoría y responsabilidad penal de un menor de 17 años, en orden al delito de robo simple en dos oportunidades en concurso real, y dispuso que se informe de la sentencia al Juzgado de la Familia y el Menor.

La resolución fue consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal general Guillermo Sancho –representado por la fiscala adjunta Marisol Rodríguez–, el defensor oficial Juan José Hermúa, la asesora de Menores, Graciela Massara, y el imputado. Los padres de las víctimas, e incluso una de ellas, dieron también su conformidad.

El 24 de mayo pasado, a las 15.45, el imputado, que cursa tercer año de la secundaria, “junto a su consorte de causa, interceptaron a un menor de 13 años en Yrigoyen, entre Garibaldi y Moreno, en Santa Rosa, y luego de propinarle un golpe de puño en el rostro, le sustrajeron un teléfono celular marca BGH Joy, modelo Smart AXS II, color blanco, táctil, dándose posteriormente a la fuga”.

Cuarenta y cinco minutos más tarde, y exactamente a través del mismo modus operandi, le sustrajo a otro menor de 16 años, un celular marca Appel, modelo S6E. Otra vez volvieron a escapar, aunque poco después fueron “individualizados en la plaza de la Iglesia de la Virgen de Fátima por personal policial, por haberse activado el sistema de rastreo por GPS del teléfono, y al dársele la voz de alto huyeron, siendo demorados luego en avenida Luro entre Córdoba y Pueyrredón”.


LGGL Soft